Anarchie Photobucket This is my destiny Image and video hosting by TinyPic Photobucket Proyecto InkBerry Image Hosted by ImageShack.us Image and video hosting by TinyPic Humbold College Photobucket Photobucket Image and video hosting by TinyPic


Últimos temas
» Registro de vampiros.
Vie Feb 07, 2014 6:34 pm por Alexa Jamie Baker

» Registro de imagen del personaje.
Vie Feb 07, 2014 6:28 pm por Alexa Jamie Baker

» The Vampire Diaries: The Origin {The Vampire Diaries RPG} ¡FORO NUEVO! -Normal-
Miér Ene 18, 2012 12:07 pm por Invitado

» Vampire Academy [normal] (recien abierto)
Sáb Dic 31, 2011 3:14 am por Invitado

» Registro de apellido de humanos.
Mar Nov 29, 2011 12:15 pm por Mikaela van der Meer

» Registro de nombre de humanos.
Mar Nov 29, 2011 12:15 pm por Mikaela van der Meer

» Registro en tribu humana.
Vie Nov 25, 2011 5:05 pm por Renee M. Bromsson

» Undead's Blood (Élite)
Dom Nov 20, 2011 6:33 pm por Invitado

» In Time || Afiliación Elite
Dom Nov 13, 2011 10:01 am por Invitado

Creative Commons
Licencia de Creative Commons
Vampire Anarchy by Knox Lessing is licensed under a Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 2.5 Argentina License.
.

En las afueras | Miércoles, 16.03.2016, 15:15 | Libre.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En las afueras | Miércoles, 16.03.2016, 15:15 | Libre.

Mensaje por Sarah Holland el Vie Sep 16, 2011 5:28 am

Eran las 3:15 de la tarde cuando Sarah terminó su turno en el hospital. Saludó a Grace, quien llegó justo en ese instante a sustituirla, y salió de allí lo más rápido que pudo. Se dirigió a pasos largos hacia las afueras de la ciudad hacia el bosque donde había estado por la mañana y se le había quedado el libro que estaba leyendo. Normalmente no era tan descuidada con sus pertenencias pero había perdido la noción del tiempo y cuando se dio cuenta que iba a llegar tarde al trabajo echó a correr y aunque recuerda haber guardado el libro en su bolso cuando llegó al hospital no lo tenía consigo.
Seguro se salió del bolso, no puede haber desaparecido por arte de magia. Se encontró con varios conocidos en el camino y se detuvo a saludar pero sin mencionar a dónde iba. De todas formas sabían que ella iba al bosque, como siempre. Al principio le advirtieron que podía ser peligroso pero testaruda al fin no hacía caso.
Dejó los edificios atrás y se desvió hacia el oeste, buscando el árbol de manzana que indicaba el comienzo del bosque y entonces disminuyó el paso. Caminó despacio, mirando hacia el cielo, analizando si llovería esa noche o no. Cuando se adentró en la espesura le vino una melodía a la mente, de una canción que ella y Adele solían escuchar y cantar bien alto mientras hacían movimientos raros a los que ella llamaban bailar. Una sonrisa apareció en sus labios al acordarse de aquellos tiempos y comenzó a cantar en voz baja, para que sólo el viento que acariciaba su rostro la escuchara.
Who cares if you disagree? You are not me. Who made you king of anything? —a pesar de cantar y marcar el ritmo de la canción con palmadas, miraba hacia todos lados, no sólo en busca de su libro pero también por si no era la única en el bosque.
So you dare tell me who to be… ¡Anjá! —se detuvo y enseguida se cubrió la boca con las manos como si eso pudiera borrar lo alto que había exclamado el triunfo de su búsqueda. Miró a su alrededor, todo estaba tranquilo. Con una sonrisa victoriosa se agachó y recogió el libro, justo como se había imaginado se le había caído de su cartera a solo unos pasos de la roca donde había estado sentada leyendo.
avatar
Sarah Holland

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 14/09/2011
Raza : Humano
Grupo sanguíneo : AB+

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las afueras | Miércoles, 16.03.2016, 15:15 | Libre.

Mensaje por Robb el Vie Sep 16, 2011 8:21 am

Para un vampiro como Robb no había limites, no existían y si existían él se encargaba de romperlos. Esa era su especialidad, lo había sido incluso desde su vida humana. Por eso de vez en cuando le gustaba rondar las ciudades alternas a Londres. En realidad no tenía por que hacerlo, tenía a muchos a su mando, siendo el líder de uno de los clanes vampíricos mas reconocidos y temidos era el mínimo de los cientos de privilegios que tenía. Podría haber enviado a cualquiera imbécil en su lugar que lo mantuviera informado sobre la situación en Nottingham, pero quería verlo con sus propios ojos, quería regocijarse al ver como los humanos se resistían a su destino. Se veían hundidos en el océano, sin salida y aun así pataleaban, insulsos, ingenuos, idiotas. Se adentro en el bosque y empezó a andar mientras canturreaba una cancioncita estupida que le sumaba desprecio a su imagen: siempre con una especie de sonrisa impregnada en los labios que le daba la impresión de estar siempre burlándose de quien se le parara enfrente.

Y ahí estaba quien lo haría, justo a unos cuantos metros, haciéndole la competencia en cuanto al canto. Una rubia preciosa que se abría paso entre los enormes árboles que se agitaban salvajemente con el viento. Una tormenta se avecinaba. Camino en dirección a la chica y se detuvo a apenas unos dos metros de distancia. Se mantuvo erguido, con la espalda recta y con esa misma sonrisa en los labios, observándola, estudiándola mejor dicho. Se había movido entre el follaje del verde del bosque con tanta destreza como lo habría hecho cualquier felino y sin necesidad de agazaparse como uno de ellos se preparo para atacar en cualquier momento.- Maldita sea. – Rompió el silencio no pudiendo contenerse. Un leve olfateo había bastado para darse cuenta de que era inútil el intentar algo. –Ustedes, los de sangre AB, son una maldita plaga. - Una frase bastó para dejar al descubierto su identidad.


OFF: Disculpa lo soso de mi post, son las 6:00 a.m. y no he dormido, espero que el próximo sea mejor.


¿Hueles eso? Es el olor a muerte.
LA GENTE DICE QUE LA MUERTE NO TIENE OLOR PROPIO, YO DIGO QUE SI.
Puedo olerla a cientos de kilómetros.

[The Story] [Relations]
avatar
Robb
Moderador / Clan XVIII

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/09/2011
Raza : Vampiro
Grupo sanguíneo : Me gusta la sangre O-

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las afueras | Miércoles, 16.03.2016, 15:15 | Libre.

Mensaje por Sarah Holland el Vie Sep 16, 2011 10:04 am

Sarah dio un respingo al escuchar una voz cerca de ella. Se levantó rápidamente y se giró para encontrarse frente a nada más y nada menos que un vampiro altísimo con la piel más pálida que jamás había visto. ¿De dónde había salido? Hace unos minutos atrás no había visto ni sentido a nadie y ahora se aparece este y como no puede atacarte decide compartir su opinión sobre su situación contigo y así de paso te dan un buen susto. Malditos bichos que aparecen la nada.
Siento estropearte el momento —respondió sarcásticamente, con una pequeña sonrisa. Siempre disfrutaba de momentos como estos, cuando una sanguijuela se emocionaba al verte pensando que iba a comer pero cuando te olía bien sus planes se fastidiaban. Le estaba muy agradecida a Dios, a la Madre Naturaleza, al Universo o a quien tubiera que agradecerle por su ADN, ser AB+ era una verdadera ventaja. El problema de Sarah no era que se alimentaran de ella, eso era lo de menos, la cuestión estaba en que la convirtieran en uno de ellos. Sería horrible, tanto que preferiría morir.
El muchacho era tan alto que Sarah tenía que alzar un poco la cabeza para poder mirarlo a los ojos y eso no le gustó. Así que retrocedió unos pasos y entonces lo estudió por unos segundos, si este encuentro no terminaba bien para ella al menos se iría de este mundo con un recuerdo claro de su asesino. Era guapo, como todos los vampiros pero vio algo más, vio algo exótico en sus facciones que la dejaron fascinada por un momento y la llevaron a la conclusión de que no era inglés, quizás había nacido aquí pero sus padres definitivamente no eran ingleses ni de origen inglés pero uno nunca sabe cuando se trata de un vampiro. Lo otro que le llamó la atención fueron sus ojos, aunque él pareciera joven en la mirada se le notaba que había vivido muchos siglos y tenía mucha experiencia pero cuando aparecía la sonrisa burlona todo cambiaba.
Terminó de analizarlo y se dispuso a guardar el libro en su bolso. Lo acomodó para que no se le volviera a caer y se topó con la caja de plástico que utilizaba para recoger frambuesas de un arbusto que estaba allí mismo, cerca de la piedra en la que se sentaba a leer. Recordó entonces que le había prometido hacerle a Ray, un niñito que siempre estaba visitando el hospital para que le desinfectaran y curaran las constantes heridas que se hacía, un jugo de frambuesas.
Se dirigió al arbusto y luego de ver si estaban maduras comenzó a arrancar algunas.
¿Y qué te trae por aquí? ¿Estudiando el terreno? ¿Curiosidad? —preguntó. Hacía tiempo que los vampiros no atacaban ni a la Resistencia ni a las tribus, según había escuchado, algo que era bastante sospechoso y este visitante no parecía ser una buena señal.

OFF: Nah, está perfecto. No te preocupes y que duermas bien (:
avatar
Sarah Holland

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 14/09/2011
Raza : Humano
Grupo sanguíneo : AB+

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las afueras | Miércoles, 16.03.2016, 15:15 | Libre.

Mensaje por Robb el Vie Sep 16, 2011 6:11 pm

La ligera curva entre sus labios se amplio aún más al escuchar la manera en la que joven rubia le respondía, con ese toque de sarcasmo que no era común escuchar entre los humanos. Comúnmente todos salían corriendo despavoridos o quizás permanecían quietos, pero en el rostro se les notaba ese aire de temor que Robb sabía identificar a la perfección. Había matado a cientos y cientos de personas en su vida humana y como vampiro no se quedaba atrás, aunque no iba por la vida soltando hachazos a quien se le cruzara en el camino. Con el tiempo había aprendido a dominar a ese bárbaro que alguna vez había sido y aun era, solo sacándolo en ocasiones que lo ameritaban y esta no era una de ellas. Dejó escapar un suspiro falso que lo único que le hacía ver a la rubia es que estaba lo suficientemente aburrido como para querer entretenerse un rato con ella. Sus ojos azules entornaron a la chica en el momento en que saco un recipiente de su bolso, se acerco a un árbol cercano y empezó a arrancar el fruto como si al que tuviera de acompañante fuera cualquiera menos un vampiro. La ceja del inmortal se alzó, producto del asombro al ver la insensatez de aquella jovencita, sin embargo opto por sentarse sobre una roca grande y lo suficientemente amplia como para acomodarse y cruzar los brazos mientras observaba a la chica. – Ustedes los de sangre impura –así era como les llamaba a todos aquellos de los cuales no podía beber- son muy confiados, ¿no es así?. Creen que por que nosotros no podemos beber de ustedes ya se han salvado. – Soltó una risa ahogada apenas audible, una para sí mismo. Chasqueo la lengua. – Confiar es el peor error del humano, eso es lo que lo ha llevado a donde actualmente se encuentra. Vete a ti misma, estas frente a un vampiro con casi quinientos años de existencia en su haber y en vez de atemorizarte estas ahí, cortando frambuesas como si se tratara de un día de campo.

La muchacha parecía ignorar las palabras del vampiro y eso empezaba a enfurecerlo. – Si te digo la razón de mi visita tendría que matarte. – Respondió con ironía al cuestionamiento de la chica. – Ya sabes…el hecho de que no pueda beber de ti no significa que no pueda hacer otras cosas… - Volvió a sonreír mientras se ponía de pie y se dirigía hacia el árbol donde la rubia permanecía de pie. Se detuvo a su lado. Tanta cercanía hacía visible la diferencia de estaturas entre ambos, la muchacha era menuda y exquisita, justo como a Robb le agradaban. Volvió a olfatearla, esta vez haciéndolo de manera teatral, lo hizo fuerte y ruidoso, como si intentara llevarse consigo el aroma y mantenerlo por mucho tiempo. – Delicioso….de verdad es una verdadera lástima. – Su mano se alzó y se detuvo en el hombro de la chica, sus dedos empezaron a enredarse en el rubio y sedoso cabello. - Así que…¿quieres saber la razón y morir o prefieres vivir con la curiosidad?


¿Hueles eso? Es el olor a muerte.
LA GENTE DICE QUE LA MUERTE NO TIENE OLOR PROPIO, YO DIGO QUE SI.
Puedo olerla a cientos de kilómetros.

[The Story] [Relations]
avatar
Robb
Moderador / Clan XVIII

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/09/2011
Raza : Vampiro
Grupo sanguíneo : Me gusta la sangre O-

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las afueras | Miércoles, 16.03.2016, 15:15 | Libre.

Mensaje por Sarah Holland el Sáb Sep 17, 2011 5:21 am

Sarah escuchó al vampiro hablar pero no dijo ni una sola palabra a pesar de que no estaba de acuerdo con lo que decía, además de que no era la primera vez que escuchaba el discurso sobre lo confiado que eran los humanos de sangre impura y toda esa cháchara. Todos se equivocaban. Parece que sus aires de superioridad les hacía imposible creer que una simple humana no les tuviera miedo así que mejor la daban por una estúpida que no sabía con quien se metía. Sarah sabía perfectamente con quién lidiaba pero ¿por qué tenía que tratarlos de forma distinta, con miedo y respeto como si ellos fueran un Dios? ¿Quién les dijo que eran superiores? ¿Porque eran inmortales? ¿Porque eran fuertes y rápidos? ¿Porque te podían matar en un abrir y cerrar de ojos? Al diablo con todos. Quizás era porque ahora se creían dueños del mundo pero no, eso quisieran ellos, el mundo no era de nadie. Superiores eran en la cadena alimenticia pero eran unas bestias sin corazón y eso los dejaba al lado de los humanos porque Sarah tampoco lo negaba, todos los de su raza no eran pobres inocentes como mismo habían algunos vampiros que les quedaba un poco de humanidad.

Después que él respondió a su pregunta y lo escuchó moverse, concentró toda su atención en él pero se mantuvo tan calmada como siempre. A pesar de que el vampiro le respondió con tono irónico, ella sabía que él le estaba hablando en serio y Sarah tenía un mal presentimiento, uno muy malo. El cielo se oscureció más de lo que ya estaba y el viento sopló enfurecido. Miró hacia el camino por donde había venido, pensando en Nottingham y toda la gente en el resto del mundo que vivían sobre un fino hilo que colgaba entre la vida y la muerte, sin saber si llegarían a ver otro amanecer. Sarah conoció ese sentimiento los primeros meses después de que huyera de Londres, esa incertidumbre constante y esa cosquilla insoportable en la barriga que te quitaban el sueño y te desesperaban. Era horrendo y no todos lo podían soportar, había personas que se suicidaban y otras se volvían locas. Era horrible y triste.
Al sentirlo acercarse dejó de arrancar frutas y se irguió. Él la olfateo de manera dramática y ella no pudo evitar rodar los ojos, ¿se supone que eso debía asustarla? ¿Intimidarla? Suspiró y retomó lo que estaba haciendo, ya estaba terminando de llenar la caja y luego tendría que lavarlas en el riachuelo que estaba a pocos metros de allí, si lograba pasar por su lado sin que nada pasara. Ojalá se aburre y se vaya a buscar entretenimiento al infierno. Muy poco probable pero no imposible.
Sintió como el joven enredaba sus dedos en su cabello y su paciencia comenzó a agotarse. ¿Qué no sabe lo que significa espacio personal? Se giró lentamente para encararlo, haciéndolo soltar su cabello y no pudo contener su molestia.
En primer lugar, te equivocas. Si tuviera otro tipo de sangre me comportaría de igual forma, quizás andaría con más cuidado por el simple hecho de que no quisiera terminar convertida en uno de ustedes pero eso es todo.
Cerró la caja plástica y lo miró fijamente.
Y en segundo lugar, gracias por tus propuestas pero creo que me has dicho suficiente —se dispuso a pasar por su lado pero se detuvo— Ah, y preferiría que no me volvieras tocar.
avatar
Sarah Holland

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 14/09/2011
Raza : Humano
Grupo sanguíneo : AB+

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En las afueras | Miércoles, 16.03.2016, 15:15 | Libre.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.